Lifestyle Todas 

[21 días sin Grindr] El asombroso caso del primer gay que sobrevive

¡Comparte maricón!
  • 35
  •  
  •  
  •  
  •  
    35
    Shares

¿Se puede estar 21 días sin Grindr?

¿Se puede sobrevivir sin Grindr? La automutilación, ¿hasta dónde puede llegar? Personas que abandonan esta red se sienten mal, decaídas, sin ganas de vivir. He convivido con ellos, conocido a sus familias y hablado con sus psiquiatras. Y como no es lo mismo contarlo que vivirlo, voy a estar 21 días sin Grindr.

Hola, soy Juanmi, colaborador de Super Chueca. Soy un gay normal, tengo una relación sana con Grindr. Conozco a gente, inercambiamos taps, fotos... No he salido nunca de la app y aunque a veces he podido pasarme, estoy contento conmigo mismo, me acepto como soy. Voy a acercarme a los trastornos de adicción a aplicaciones como Grindr y he pensado en desisntalarla aunque sé que eso no me convierte en una trastornada como tú. No puedo sufrir los problemas que te conducen al trastorno pero sí puedo vivir las consecuencias de restringir el acceso a este tipo de plataformas para ligar.

¿Es el abandono de los perfiles lo que les lleva a la enfermedad?

¿O es que ya están enfermos y no pueden evitar conectarse?

¿Qué consecuencias tiene abandonar Grindr para siempre?

Me propongo vivirlo para contarlo. Por eso voy a hacer una restricción extrema de mi acceso a diferentes aplicaciones de contactos durante tres semanas. ¡Si maricón! 21 días sin Grindr.

COMPRA AQUÍ VISIBILIDRAG: MEMORIAS DE PEKA MIMOS

 

DÍA 1

Está claro que dejar de conectarse a las redes de ligoteo puede tener consecuencias graves. Por eso la restricción de mi terapia va a estar supervisada por un especialista, Chonifer López. Forma parte del equipo de profesionales de la conducta gay de nuestra revista y con dos hostias bien dadas, me quita la tontería en un momento. Me someterá a las mismas pruebas de diagnóstico y control que a un enfermo de las redes. Me reuní con ella y me advierte del peligro que corro al estar 21 días sin Grindr:

- Acceder a este tipo de apps tiene mucho que ver con mecanismos de regulación interna. ¡Y se van a alterar! Y luego no es tan fácil volver a ponerlos bien.

Yo:  - O sea que de entrada, me tengo que preparar ya para lo peor, ¿no?

- Lo primero será la obsesión por el teléfono móvil. Seguramente surgirán problemas de concentración y de fijación de la información. Pero desde luego no es inocuo llevar a cabo esa restricción. Si tú haces esto que me has dicho las probabilidades de que vuelvas a quedar con tus amigos, salgas de fiesta, hagas más cosas interesantes y conozcas a personas normales es muy alta. Y esa sensación es muy placentera, así que cuidado que engancha.

DÍA 4

Cuar to día sin entrar en Grindr y de momento estoy bien. Entre lo borrar de mi móvil y dispositivos las apps de contactos apenas he tenido tiempo de echarlas de menos. ¿Mi cuerpo debería avisarme de que me falta algo? Sí tengo una sensación ahí como de vacío... Me han hablado de una sauna aquí al lado, ¡iré a darme unos vapores para relajarme!

DÍA 5

¿Qué hora es?, ¿qué hago en este cuarto sin luz?

DÍA 6

Por fin encuentro la salida de esta puta sauna.

DESCÁRGATE LA APP SUPER CHUECA AQUÍ

 

DÍA 7

Me siento relativamente bien, aunque con la que me pegué anoche... Así que decido ocupar mi tiempo en ir a divisar las bonitas vistas que ofrece la puesta de sol desde el templo de Debod. Encuentro una zona oscura y veo a hombres perderse entre la maleza. ¿Qué es eso? ¡Uy!, ¡un ciclista! Le sigo porque tengo tiempo...

DÍA 11

¡Qué frío hace en este edificio en ruinas! Pero qué bonito amanecer tiene Madrid desde este parque. Me he dado cuenta que conocer personas cara a cara es mucho más divertido y natural. Además, aquí viene gente de todo el mundo, ¿sabías que follar en rumano se dice “fute”?

DÍA 13

Hoy me apunto al gimnasio este de aquí detrás de Chueca. Pago un año entero, ¡ofertón! Intento hacer ejercicio aunque ya ni eso me anima. Sin Grindr no me hago tantas fotos y en este plan, ¿para qué quiero tanto deporte? No puedo ni levantar una mancuerna. Lo mejor será ducharme y empezar mañana. Voy a los vestuarios... Entro en la zona de duchas y hay gente, mucha, demasiada... más que en la sala de musculación ¡Wow! Aquí sí que hay ambiente... ¿Qué busca ese moreno?, ¿qué se le habrá caído en el suelo?, voy a ver...

DÍA 14

Menuda noche que pase con el venezolano del gym de ayer. ¡Pa ́recordar! Y no he necesitado app ́s para conocerle. No tengo sensación de abstinencia. Ni sufro nauseas ni mi temperatura corporal desciende. En el centro de tratamientos me presentan a Iván, un interno que lleva ya tres semanas de tera- pia. ¡Estaba enganchado hasta al Badoo! Lo suyo sí era vicio. Me comenta que además de recibir terapia, puedo ocuparme con talleres que refuercen mi autoestima y me recomienda que pruebe con las manualidades.

DÍA 15

Respecto de las manualidades que me contó la Ivana... ¡no sé! Es la decimocuarta escultura de barro fálica que esculpo con mis manos. ¿Me estará diciendo algo mi subconsciente? Sí, pero ¿el qué?

DÍA 17

Vendo penes de barro de cualquier tamaño hechos a medida.

DÍA 19

Me despier to sonriente. Tanto, que hoy para ir a trabajar voy a dejar el coche aparcado e iré en metro. Eso me ayudará a estar más en contacto con la gente. Bajo las escaleras de la estación de Avenida de América. Veo de espaldas una silueta familiar y reconozco al venezolano del gimnasio. Le sigo y observo que se dirige a los baños. Entro detrás. ¡La que hay allí liada!, ¡coño!, si encima les conozco. Estuve con dos de ellos en el templo de Debod el otro día, voy a saludarles...

DÍA 20

Joder que puta me estoy volviendo. Pero ya en el plan ese de “ni me importa tu nombre ni lo voy a recordar después de esto...”

DÍA 21

Menudas semanitas llevo. En 20 días he conocido más gente que en una boda gitana. Ni con todas las apps de sexo juntas celebraba yo tantas jornadas de puertas abiertas. No, no, esto está mal. A mi lo del anonimato, lo de retocar fotos o exhibirme en las aplicaciones sin llegar a ningún fin me encanta- ba... Además, me he sacado una pasta vendiendo esculturas fálicas de barro... Y encima ahora si me doy de alta el perfil con un nuevo email seguro que me ofrecen alguna promoción. Por lo menos me saldrá más barato que el gimnasio. Que sí pesada, que empiezo el gym la semana que viene...


¡Comparte maricón!
  • 35
  •  
  •  
  •  
  •  
    35
    Shares

También te interesa esto